728 x 90

Todo un ejemplo: empleada de limpieza se disculpa por taza rota

img

Monse, una empleada de limpieza en una empresa de Paraguay, rompió accidentalmente una taza mientras limpiaba, por lo que dejó una nota en la que se disculpaba con la dueña y le dejaba su número para que le dijera dónde conseguir una igual.

 

Kiara, la oficinista que se quedó sin la taza, fue la encargada de compartir la historia en Twitter, la cual recibió comentarios positivos por la disposición y honestidad de Monse.

 

Kiara entonces buscó a Monse, no para reclamarle, si no para entregarle cuatro tazas, tres para sus hijos e hija y una para ella, quien quedó my contenta con el regalo y dijo que su abuela fue quien le enseñó sobre la humildad.

0 COMENTARIOS

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


0 Comentarios